Perfección

En la época en que estamos viviendo todo es demasiado demandante. Quiero decir ¿por qué estamos buscando siempre la perfección? En el físico, en la académico, en lo espiritual, en lo material… Es cansado y desgasta mucho.

¿Por qué nos atormentamos tanto cuando nos damos cuenta que en realidad somos seres terriblemente imperfectos?

¿Es acaso mediocridad el aceptar que vamos a fallar, que no siempre vamos a dar el 100% de nuestra capacidad?

Somos seres cambiantes, cada día aprendemos algo nuevo (seamos conscientes o no de ello) no podemos controlar la totalidad de nuestros pensamientos, miedos, compulsiones y obsesiones… es natural que cometamos errores, ¿por qué es tan difícil de comprender?

Muchas veces mi mente no está al mismo ritmo que mi cuerpo. No sé explicarlo bien pero hay algún tipo de desconexión entre la parte de mi cerebro que crea ideas, planea tareas y piensa proyectos y la parte ejecutora. Simplemente la primera va a la velocidad de la luz muchas veces y no puedo seguirle el ritmo. Es como si dentro de mí hubiera una mujer altamente productiva, activa y en control y en el otro extremo una lenta, poco motivada y perezosa… ¡Y eso puede ser muy frustrante!

Porque me ataco cuando no alcanzo sus altas expectativas, no puedo concebir el hecho de no dar todo de mí, inconscientemente aborrezco el fracaso.

Y comienza el círculo vicioso de miseria, en el cual soy más improductiva aún: aquí es cuando afianzo esos pensamientos fantasmas de inutilidad que se esconden en algún rincón de mi cerebro.

Pero es que ¡voy a fallar!. Voy a ser perezosa, voy a sentarme una tarde a simplemente perder el tiempo y descansar…Va a pasar y si lo sé ¿por qué sigue molestándome?

Quiero echarle la culpa a las redes sociales, que convierten a las personas en muñecos perfectos y felices que comparten con el mundo la infinita buena suerte y éxito que les acompaña. A los padres, por sus abrumadoras expectativas de éxito para todos nosotros. A la sociedad, que sigue prefiriendo “lo bonito”, “lo más comercial”, “lo que gusta a todo el mundo”… Y podría seguir, pero prefiero sentarme un rato y reflexionar…

Es hora de hacer un pacto entre estas dos entidades en conflicto: la hiperactiva y la perezosa, una especie de acuerdo en el que se me permite algún margen de error. En la que no tenga que ser parte de aquellos que creen que el fracaso no es aceptable, que no sirve para nada. Algo que me ayude a verme más como el ser ridículamente imperfecto que soy y que eso está bien y seguir adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s